Tonga fit

La rejilla milagrosa

Leyendo el título no diríais nunca que voy a empezar con los contra del Tonga. Llevo diez años porteando y recién este verano me he comprado un tonga (con un hijo de 3 años para portear). Y os preguntaréis…¿por qué?

Bueno, la razón principal es que adoro probar cosas nuevas. La razón secundaria, que no menos importante pero que me ha dado la excusa para hacerlo, es “experimentar” en mi propia carne este portabebé ayudabrazos como parte de mi nueva actividad como asesora profesional de porteo. Así que empecemos…

Primer challenge…ajustarlo a mi medida.  Con las instrucciones no me acabé de aclarar, así que me ayudé de un video de Monetes para aprender a ajustarlo. Una vez superada esta prueba llamo a mi pequeño gran hombre para probarlo.

Y desastre total. Intento poner tela, o rejilla más bien, entre su cuerpo y el mío para que le llegue de corva a corva…y oh Dios! luego no me queda más rejilla para subir por la espalda. Y todo esto adornado con un niño que se pone a gritar: “que me caigoooo”. Fin del primer test.

Así que me puse con un video de Granujas y así poder mejorar en mi próximo intento. No digo que fue la panacea, pero bueno, la segunda vez siempre va mejor que la primera, en todo. Puse atención en abrir bien la rejilla en mi hombro para que fuera lo más cómodo posible y luego instalé a mi niño. Como ya tiene 3 años la rejilla le cubre el culo y un poco de la parte baja de la espalda, pero no más (el pobre intentaba meter los brazos como en una bandolera).

Pero vamos a las ventajas, que tampoco quiero asustar a nadie. Realmente el Tonga cumple bien la función para la que fue concebido. No es un portabebé manos libres, es un ayudabrazos, de manera que siempre tienes que mantener un brazo sujetando al bebé (pero sin hacer fuerza, que es lo primordial). Aunque es apto desde el nacimiento, a mí me parece que un bebé debe aguantar su cabeza perfectamente y tener un buen tono muscular en la espalda, ya que este portabebé ligero apela mucho más que otros a este control por parte del niño debido a que la rejilla no da un ajuste punto por punto a la espalda. Me parece una ayuda ideal en esos “subibaja” de los ya caminantes.

Y qué decir de la frescura…ideal para el verano, no hay tela, sólo rejilla. Si se moja, se seca en un santiamén. No voy a menospreciar su uso en invierno, he visto artículos donde dicen que es muy cómodo de usar por encima del abrigo, lo comprobaremos.

Y otra ventaja…lo guardas en el bolsillo. Yo lo tengo siempre en este rinconcito de la furgoneta, que es el vehículo que usamos en verano para movernos.

El Tonga fit también tiene la ventaja de que puede adaptarse a diferentes tamaños de porteadores y de niños, gracias a la hebilla para regular. Frente al modelo anterior, el Tonga Classic, ha mejorado el apoyo en el hombro, la tela se abre más para proporcionar una mejor repartición del peso, y la zona del asiento para el bebé, mucho más robusta.

En resumen…una rejilla que puede sacarte de más de un apuro, fresca, de rápido secado si se moja y súper compacta.

Datos técnicos

Marca: Tonga

Composición: algodón 100%

Test

Tonga fit

Bebé porteado: 13 kg

Información práctica

País de procedencia: Francia

web oficial