WaugglBauggl_logo

En este post les traigo a Doris Furthner, la creadora de la marca austríaca Wauggl Bauggl. A través de unas preguntas que nos ha contestado con placer descubrirán a la mujer, a la artista y a la madre.

La marca

Wauggl Bauggl es una marca de fulares made in Austria. Actualmente hay 72 fulares de esta marca. Empecemos por el principio…

¿De dónde viene el nombre de la marca?

Mucho antes de crear mi propia marca de fulares, ya existía un Wauggl Bauggl. Tengo dos hombres en casa: uno grande, mi marido, y el otro pequeño, al que siempre hemos llamado nuestro sol o nuestro wauggl bauggl.

Para nosotros wauggl bauggl quiere decir encantador, un aventurero lleno de curiosidad, amante de los abrazos… Así que cuando creé mi propia marca este nombre fue mi primera opción.

¿Y cómo se pronuncia?

Nuestro hijo es un niño tierno y sensible, así que su apodo no puede sonar duro. Se pronuncia con suavidad y con voz amable…*WOW*GGL BAUGGL.”

¿Y el logo?

En el logo aparecen unas manos, que simbolizan cuidar a nuestros hijos. Y la planta es el símbolo del crecimiento.

¿Cómo surgió la idea de crear una marca de fulares?

Primero de todo soy (y seré) una madre amorosa, una mujer y una esposa, lo soy con todo mi alma. Mi pasión llegó después, probé muchísimos fulares pero sentía que faltaba algo: uno diseñado y hecho por mí. Uno que reflejase las tradiciones austríacas, algo que todavía no existía en el mercado. Después de varios obstáculos y la búsqueda de la tejeduría.

Los fulares

Doris idea, diseña y crea sus fulares sola. Después de mucho buscar, encontró el telar ideal para sus creaciones.

¿De dónde salen las ideas para los diseños?

La mayoría de los diseños están inspirados en la naturaleza. Como por ejemplo, Roots and Wings, que salió de una fotografía que tomé una mañana mientras daba un paseo. La imagen mostraba una nube con forma de pluma…y de ahí me vino la idea.

¿Cómo decides el nombre de un nuevo fular?

Bueno, esto nunca es igual…a veces tengo el nombre antes que el fular, otras simplemente me viene a la mente al tocar y sentir el trapo recién terminado. A veces estoy paseando en medio de la naturaleza y el nombre viene a mí, Me gusta estar en contacto con la naturaleza, me relaja y al mismo tiempo me permite tener una lluvia de ideas. Me inspiro muchísimo en estos momentos. De ahí que los cinco elementos son esenciales para mí, por eso mis trapos están inspirados en ellos y llevan su nombre.

Cuál es el blend preferido?

Me encanta el merino “mulesing free”. Es un tipo de lana con certificación de no haber practicado esta intervención quirúgica (ablación de una piel de la zona anal y perianal) en las ovejas. Hay mucha polémica con esta práctica porque se realiza sin anestesia, sutura ni tratamiento antibiótico, por lo que produce sufrimiento en el animal. A mí me la proporciona un pequeño granjero local.

¿Cómo es el proceso de creación, cuánto dura, cuándo se termina?

Todo el proceso entero es muy largo, puede durar unos seis meses (en todo caso un poco más, pero nunca menos) desde que tengo la idea hasta que pruebo el fular. Una vez tengo decido el patrón, decido los metros (el número de fulares) y eso lo hago por intuición. Hay quien me pregunta por mi taller, no tengo un lugar concreto para trabajar…mi casa entera es mi taller.

El número de fulares es limitado, lo hago un poco por intuición, pero normalmente el máximo son 12-14 unidades. Una vez terminado el fular, yo soy la primera en probarlo, con la ayuda de mi querido wauggl bauggl.

¿Cuál fue el primer fular que hiciste?

El primer fue “Q”, con un diseño de vaca con ojos de corazón…para nosotros la vaca es un animal que trae suerte. Los ojos de corazón me parecieron adorables. El fular salió en septiembre de 2014 en tres colores: azul, rosa y celeste. Terminé la colección “Q” con algunos colores más hasta el mes de diciembre, eso sí, todos trapos de más de 300g/m2 y sólo algodón.

¿Guardas un ejemplar de cada fular que has hecho?

Sí, claro, tengo uno de cada…a excepción de uno que regalé.

¿Usas sólo WB con tu hijo?

Sí, ahora sí uso sólo mis fulares con Noah, ya habla y no le gustan los demás. Conoce todos los trapos por su nombre, bueno por el nombre más general -pearls, panta rhei, roots and wings, zen, florigenus, moringa oleifera- y en muchas ocasiones él mismo escoge el fular al que quiere subirse.

Cuéntanos un “secreto” de los WB

Muchas mamás me preguntan qué detergente uso para lavar las telas, ya que huelen muy bien….pues no uso detergente, así que el olor especial viene de la manera en que las dejo secar, ya que las pongo en mi habitación de “relajación”, donde tengo mis aceites esenciales,hierbas y resinas así como mis cuencos tibetanos. Además, por eso vienen con polvos de sueño…porque salen de una sala de relajación.

La mujer y la madre

Doris nació el 6 de diciembre de 1976 en Austria, en una población llamada Oberndorf Bei, en Salzburgo. Gran amante de la naturaleza y de todo lo relacionado, es también una estudiosa de medicina energética y chamanismo, una pasión que combina con la creación de fulares portabebé.

Su pequeño Noah, “ojo de río de montaña”(gebirgsflussauge), nació en 2014, así que ahora tiene dos añitos.  Sus dos amores y ella viven actualmente en una casa recién construida (por ellos mismos) en un pequeño pueblo de 700 habitantes.